visitas

viernes, 17 de febrero de 2017

El Misterio Estelar : Capitulo 2


SEGUNDO CONTACTO.


Alejandro por su parte, pensaba prácticamente lo mismo, y aunque en su sueño, el no veía a nadie más, era como que conociera a Claudia de toda la vida.
Los dos pidieron algo de beber, y se sentaron en una mesa del local. Allí estuvieron mucho tiempo, contándose cosas de sus vidas. Ambos se sentían muy cómodos, y no paraban de hablar y hablar.
Habrían pasado ya unos 50 minutos, cuando de repente, Claudia observo que Alejandro llevaba un collar, el cual apenas podía distinguir.
Le pregunto si lo podía ver, a lo que Alejandro asintió sin ningún problema.
Fue entonces, y justo cuando ella toco el collar, que un fogonazo salto en su mente, y como si se tratara de su sueño, vio que la forma del collar era idéntica a uno de los símbolos tallados en el sarcófago.
Alejandro enseguida se dio cuenta de que algo pasaba, ya que vio como Claudia después de quedarse totalmente pálida, soltó el collar con miedo.
Alejandro, asustado, pregunto rápido si todo iba bien, a lo que Claudia, tartamudeando le conto lo que pasaba.
Ahora el que se había quedado pálido era Alejandro, ya que empezaba a entender menos aún, de ese misterio que minuto a minuto se estaba haciendo más grande entre ellos.
Una vez repuestos de esta nueva situación, los dos decidieron marcharse del local.
Alejandro se ofreció a llevar a Claudia a su casa, a lo que esta acepto gustosamente.
Era una noche con mucha niebla, por lo que Alejandro no fue muy deprisa, ya que no quería correr riesgos innecesarios.
Una vez en el punto de destino, los dos se despidieron con semblante serio.
Claudia esa noche, apenas pudo pegar ojo, mientras por su parte, Alejandro, se pasó varias horas delante del ordenador, buscando cualquier pista o referencia, que intentara explicar el significado de dicho collar.
Entro en muchas webs, foros, páginas especializadas, pero nada. Ni una sola referencia, ni nada parecido a la extraña forma de su collar.
Aunque lo cierto es que algo extraño ocurrió con dos enlaces, que mostraban lo más parecido al collar, y al pinchar para abrirlos, estos mostraban error, no dejando acceder a Alejandro a su contenido.
 Eran ya las 5 de la madrugada, cuando Alejandro, sin poder mantener ya los ojos abiertos, decidió apagar el pc y marcharse a dormir.
El teléfono comenzaba a sonar, y Alejandro sobresaltado lo cogió.
Se trataba de Claudia, que atropelladamente le intentaba contar lo que había descubierto.
A todo esto, ya eran las 11 de la mañana, aunque al chico le pareciera que se acababa de meter a la cama.
Quedaron una hora más tarde en el portal de Claudia.
Alejandro se apresuro a darse una ducha rápida y tomar un poco de café con un pequeño bollo.
A las 12 en punto, Alejandro llegaba a casa de Claudia, donde ella ya estaba esperando.
Se subió al coche, y después de dar los buenos días a Alejandro, le indico que podrían ir a un bar a tomar algo y así poder hablar tranquilos.
Una vez puestos en marcha, ambos empezaron a hablar de diversos temas distintos a las nuevas pistas que habían encontrado la noche anterior. Era como si quisieran tener ese tema prohibido.
Llegaron a una cafetería donde Alejandro solía ir mucho, y después de saludar a los camareros, pidieron un café y una infusión de té.
Mientras tomaban sus consumiciones, Claudia saco de su bolso una pequeña carpeta llena de papeles, con toda clase de información sobre el antiguo Egipto, y algunas sobre interpretación de los sueños.
Pero la que más le llamo la atención a Alejandro, fue una fotocopia con un nombre subrayado en verde fosforito.
Se trataba de la información sobre una charla que se iba a producir en breves días en Madrid, a cargo de un profesor universitario de Nueva York llamado “Daniel Mullray” la cual iba a tratar del antiguo Egipto, y de las variadas creencias de cómo se construyeron las Pirámides.
También se hablaría del día a día de los antiguos faraones, así como su vida y la de sus gobernantes, incluyendo los secretos que muchos de ellos guardaban.
Después Claudia le enseño otras fotocopias, con la bibliografía de Daniel, en la que se leía que aparte de Egipto, era una persona muy interesada en la interpretación de los sueños, asi como simbología de todos los lugares del planeta.
Alejandro se quedó un poco fuera de lugar, ya que no entendía por que podría ser importante ese profesor respecto a las dudas de ambos, sobre el sueño que les tenía en vilo y no dudo en comentárselo a la chica.
Ella tras mirarlo y sonreír, saco otra fotocopia más con la portada de uno de sus libros.
Un libro escrito en 2001 y de nombre “El secreto de Amón Ra”. Un libro que trata de explicar lo que hay de cierto y no en una antigua leyenda, la cual colocaría en un valle de Egipto una entrada hacia un mundo paralelo.
Alejandro seguía con cara de no entender nada, hasta que Claudia saco un último papel. Un papel con la portada de este libro.
Ante sus ojos se presentaba una portada con un extraño sarcófago, con un símbolo en el centro, idéntico al collar que el llevaba.
Ambos coincidieron en lo mismo, tenían que conseguir hablar con el profesor, ya que quizás él podría darles alguna mínima explicación acerca de las preguntas que les rondaban tras sus increíbles sueños, por lo tanto, debían de ir a esa charla sí o sí.
Lo primero que tenían que hacer era conseguir un par de entradas para el evento, y una vez echo, buscar dos asientos en algún autocar que salga ese día en dirección a Madrid.
Pasaron 15 días, y los dos chicos, aparte de seguir buscando a diario información acerca del tema, habían conseguido dos entradas para la charla, y tenían ya dos billetes de autocar que los llevaría a Madrid. Los dos estaban convencidos de que  cada vez, estaban más cerca de poder descubrir algo nuevo o bien de sus sueños, o bien de su extraño collar.
Los dos jóvenes, cada vez estaban más compenetrados, y su amistad crecía día a día tan fuerte, como las ganas de descubrir más.
La noche anterior a su viaje, ambos apenas pudieron pegar ojo, pero no por sus sueños, ni los comederos de cabeza que se traían, sino porque los nervios se habían apoderado de ellos. Y es que la idea de no encontrar respuestas, les aterraba, aunque también les tenía un poco atemorizados el encontrarlas.
Por una parte deseaban saber más acerca de sus sueños, e intentar encontrar una mínima explicación, pero por otra parte el temor a que este tema les pudiera conducir a algún mal presagio, era algo que les asustaba mucho.
Lo cierto era que sinceramente, no tenían nada que perder, tan solo los billetes de autocar, y las entradas de la conferencia, por ir a intentar buscar respuestas. Incluso sabían perfectamente, que el profesor quizás no pudiera darles ninguna respuesta.
Por fin sonaba el despertador, y tras una noche prácticamente de insomnio, Alejandro salía de su casa en busca de su compañera Claudia. Una vez llegado al portal de la chica, que tardo unos minutos en bajar, Claudia apareció con una amplia sonrisa, y tras dar un beso en la mejilla de Alejandro, le dijo sonriendo que no la mirara mal, ya que era una costumbre que el chico siempre debía esperar a la chica. Ambos comenzaron a reír y Claudia lo agarró del brazo y los dos comenzaron a andar en dirección a la estación de autobuses.
Diez minutos después de haber llegado a la estación, montaban en el autocar que les llevaría a Madrid. En poco más de tres horas estarían allí, y con suerte, empezaría un nuevo viaje, pero esta vez hacia lo desconocido y lo misterioso.

MADRID (España):
Daniel, se encontraba ya, en el lugar donde iba a dar la conferencia, revisando todo lo que en sus papeles amontonados, tenía escrito. Era la primera vez que daba una conferencia, fuera de su país de origen, y era un nuevo reto para él, presentar sus trabajos y suposiciones a un público distinto al que estaba acostumbrado.
Había sido invitado, por la fundación de un conocido Banco español, que estaba ofreciendo unas jornadas de charlas, debates y conferencias, dedicadas al Antiguo Egipto.
Daniel se planteaba, el exponer todas sus opiniones y creencias, ya que en su país, nunca solían terminar bien, y muchas veces se había quedado solo, al abandonar todos los asistentes la charla.
Lo cierto era que el director de la fundación, le había comentado, acerca del tema de la charla, que lo expusiese a su manera, y que fuera el mismo, sin dejarse influenciar por nada ni por nadie.
Una vez colocados todos sus papeles, por orden de numeración, Daniel se dirigió hacia una máquina de café, que había en la entrada del salón, y saco un café solo largo de agua. En la sala estaba ya todo preparado, ordenador encendido, pantalla de proyección encendida, micrófono funcionando y su atril en medio del escenario. Solo faltaba ya, que el público asistente comenzara a entrar, y se fueran acomodando para que el profesor pudiera exponer su trabajo.
Mientras tanto, en la calle, una cola considerable, se empezaba a ver a los ojos de la gente que iba paseando por la calle. Para ser una conferencia de un desconocido, lo cierto era que se habían vendido muchas entradas.
En esa cola, impacientes y para no variar  muy nerviosos, se encontraban Claudia y Alejandro, los cuales, llevaban más de una hora allí de espera. Una vez que habían llegado a Madrid, habían decidido, para no tener ningún problema, coger un taxi que les llevara al mismo lugar de la conferencia. Allí, mientras esperaban para entrar, los dos comentaban cosillas sobre la gente que esperaba, y sobre lo arreglados que iban algunos de los asistentes.
En ningún momento hablaron de lo que pasaría en la charla, y si podrían tener algunas palabras con el profesor, ya que en ningún momento se habían puesto en contacto con nadie que les pudiera proporcionar unos minutos con el profesor. Al menos esperaban que no fuera uno de esos que se les sube la fama a la cabeza, y que no son capaces de dirigirte la palabra, y que incluso les tienes que rogar para que te firmen un autógrafo.
La cola empezaba a moverse, ya que por fin las puertas se habían abierto, y todo el público comenzaba a entrar al salón.
Una vez dentro del salón de conferencias, se apresuraron en intentar colocarse lo más cerca del escenario, para poder prestar la mayor atención posible a lo que Daniel iba a exponer. Pudieron colocarse en la tercera fila, por lo que seguro que la atención a la charla estaba garantizada.
De pronto un señor apareció en el escenario, indicando a todos los asistentes, el motivo de la conferencia, y tras una breve presentación, dio paso al profesor universitario de historia antigua, por la universidad de Nueva York, Daniel Mullray.
Una música, anunciaba la salida de Daniel al escenario. Música enigmática y muy relajante.
Un hombre, de apariencia joven, con gafas, buena presencia y pelo corto, se acercaba al atril, y con un español perfecto, daba la bienvenida a todos los asistentes.
La charla comenzaba con el día a día de las primeras dinastías faraónicas, así como la biografía de alguno de sus más conocidos gobernantes.
Llevaba más de una hora de conferencia, y todo estaba saliendo a pedir de boca, ya que la gente estaba muy animada con todo lo que el profesor estaba exponiendo. Una vez terminada su locución de las Dinastías y sus gobernantes, llegaba el momento de exponer su teoría acerca de las construcciones de las Pirámides y sus creadores.
En cuanto empezó a narrar su tesis, las caras de la gente comenzaron a cambiar, unas a sorpresa y otras a enfado. Daba a entender que las pirámides, fueron construidas hace más de 6000 años, y no por extraterrestres ni nada de eso, sino por una civilización muy inteligente que disponía de muchas cosas que en nuestros días aun no teníamos. Una civilización que tras un gran cataclismo fue exterminada de la tierra empezando de nuevo la vida desde cero. Pero esa era solo una de las teorías, ya que también pensaba que dicha civilización en vez de ser aniquilada pudo haber cruzado hacia una realidad alternativa, viviendo ahora mismo en el mismo planeta pero de otra dimensión.
Alejandro y Claudia, veían con gran sorpresa, como la gente comenzaba a levantarse de sus asientos, tomando a Daniel por un loco, un pobre profesor chiflado que había visto mucha ciencia ficción en internet.
En cuestión de minutos, tan solo quedaron seis personas en el salón, aunque con cautela, cuatro de ellas comenzaron a salir de allí con semblante triste apiadándose del pobre profesor. Daniel comenzó a recoger sus hojas, apagar el micro, desenchufar el proyector, y al echar un ojo a la sala, se sorprendió porque aún quedaban dos personas.
El amablemente les pidió disculpas y les comento que la charla había terminado. Pero no les importaba que hubiera terminado la charla, es más había sido una excelente casualidad el hecho de poder estar a solas con él. Daniel en un principio quedo un poco sorprendido, aunque rápido les dijo que si querían saber algo.
Los chicos, comenzaron a contar a Daniel sus miedos, sueños y temores, a lo que el profesor atendía con mucho interés. Todo era muy extraño, parecía sacado de una película de ciencia ficción, cosa que a Daniel le encantaba porque eran suposiciones locas igual que las de él.
Aunque Daniel dudaba mucho de que pudiera ser de ayuda a los dos jóvenes debido a que no entendía que tenía que ver el en semejante sueño. Lo más que podía era asesorarles y darles su opinión.
Claudia entonces le dijo que había algo más, y pidió a Alejandro que le enseñara el collar. Daniel quedo paralizado al ver el collar. No podía dar crédito a lo que estos jóvenes desconocidos le estaban enseñando. Ante sus ojos tenía el objeto que había hipotecado muchos años de su vida. El profesor lo cogió en sus manos, y sus ojos parecían salirse de las orbitas.
Ahora sí que Claudia y Alejandro estaban más que sorprendidos. Parecía como que el profesor hubiese visto un tesoro. Lo movía una y otra vez, girándolo, cambiándolo de dirección. Un niño pequeño con un juguete nuevo no podría disfrutar más de lo que estaba haciendo el profesor con el collar.
Tras unos minutos de examinar  el collar, de pronto la cara del profesor cambio por completo, cosa que no pasó desapercibida por Alejandro y Claudia.
Mullrray les dijo que su cambio de cara se debía a que, si en vedad era lo que él pensaba, ese collar era muy importante, y muy codiciado, ya que de ser el original, habría mucha gente dispuesta a todo con tal de hacerse con él. Una pieza que tras su inocente apariencia de collar, podría ser la llave a un mundo distinto al que conocemos.
El profesor, les empezó a contar una leyenda que hablaba sobre las 5 llaves de Amón Ra, de las cuales solo una había quedado intacta, ya que las otras 4 fueron destruidas, por una especie de secta, encargada de guardar un gran secreto, denominada “La Hermandad de Amón Ra”. Se cuenta que esta secta, o hermandad es milenaria, y que tras destruir las 4 llaves, uno de los altos cargos, quiso quedarse con una, por su ambición, y tras años de persecución, finalmente fue capturado, torturado, y finalmente asesinado. Pero nunca se supo del paradero de esta última llave, por lo que la hermandad, lleva siglos buscándola.
Por eso, de ser cierto este supuesto hallazgo, podían estar en serio peligro. Había que actuar con mucha discreción, e intentar que no se supiera nada.
Daniel, quedo unos minutos reflexionando, caminando de un sitio a otro sin articular palabra y con el semblante serio, de pronto miro a los chicos y les dijo.
“Debo salir cuanto antes a mi País, para preparar algo de ropa, recoger ciertas cosas que nos pueden hacer falta, y en cuanto pueda volver aquí, porque si estáis dispuestos a encontrar respuestas, yo me subo a esta aventura, y podéis contar conmigo para todo. Es más me acabáis de hacer el mejor regalo posible”.
Claudia y Alejandro sonrieron felices, habían conseguido más de lo que esperaban. Claudia se apresuró a llamar a una amiga suya, llamada Carmen para que viniera a buscarles, y tras acceder esta chica, llamo a su madre para decirla que estaba en Madrid y que si podía hospedar unos días a dos amigos suyos en la casa. La madre también acepto de gran gusto, ya que conocía perfectamente a su hija, y sabía que algún motivo grande tendría para ello.
La amiga de Claudia, no tardó mucho en llegar a recogerlos, y tras las presentaciones, todos se montaron en el coche de Carmen, con dirección a casa de la madre de Claudia. Una vez allí, la madre de Claudia, se mostró muy familiar, con los dos desconocidos que acompañaban a su hija, y les hospedo de manera muy grata.
Por la noche y después de cenar, siguieron buscando información, aparte de intentar conseguir un vuelo a Nueva York lo antes posible. Daniel acompañado de Alejandro, aprovecho para bajar hasta una cabina cercana al domicilio donde estaban hospedados, con la intención de llamar a su compañero de piso, Jack para contarle sus novedades, y su fugaz regreso a su país.
Mientras, Claudia, encontraba una nueva pista. Un grabado en una pared de unas excavaciones en Abydos, a cargo de un famoso y adinerado Egiptólogo. La foto, que se encontraba en internet, no era muy clara, pero ella juraría que distinguía 5 símbolos iguales al collar de Alejandro.
Al poco tiempo regresaron Daniel y Alejandro, y nada más llegar, Claudia les conto las novedades. Daniel y Alejandro también examinaron la foto, y llegaron a la misma conclusión. Eran los mismos símbolos que el collar.
La cosa no podía ir mejor, ya que aparte de las novedades, Alejandro encontraba una plaza libre para un vuelo a Nueva York al día siguiente. Ahora el siguiente paso era buscar a ese Egiptólogo, contarle por encima todo y a ser posible convencerle al menos, para poderse entrevistar con él. El día había sido largo, pero el siguiente no sería para menos, así que todos decidieron irse a descansar, con la intención de al menos poder dormir algo más que los últimos días.

NUEVA YORK:
Habían pasado varias horas, desde la llamada inesperada de Daniel, y Jack cada minuto que pasaba se encontraba más nervioso. Las palabras de Daniel desde España, era lo último que este hubiera querido escuchar. Caminaba por la casa, de un lado a otro con semblante serio. Por fin, y tras varias horas de pensarlo, entro en su habitación, y saco una pequeña caja de un cajón de su mesilla. Allí un papel arrugado con un número, que Jack nunca pensó en tenerlo que utilizar.
Tras marcar el número, y después de varios tonos, una voz grave contestaba desde el otro lado. Jack tembloroso, trago saliva y le dijo a su interlocutor.
“Maestre, el medallón sagrado perdido, ha sido encontrado”

martes, 17 de enero de 2017

El Misterio Estelar. Capitulo 1



CAPITULO 1:

Nueva York: 2010:
Daniel Mullray cursa su trabajo de Profesor de arte antiguo en un instituto de pago tres días a la semana.
A los 9 años viajo con sus padres a España donde residió hasta que cumplió los 28 y se mudo a Nueva York.
Entre tanto, el tiempo que le queda libre suele dar conferencias sobre el maravilloso Egipto y su historia.
Daniel defiende una teoría sobre la que el mundo arqueológico suele discrepar continuamente...
El problema es que todas sus conferencias acaban en desastre debido a esta teoría.
Todo suele ir bien hasta el momento en el que Daniel nombra es teoria.
Es en esos momentos cuando las salas se vacían en breves segundos dejando al profesor con la palabra en la boca.
Daniel vive en un pequeño estudio de las afueras junto a un amigo suyo el cual tampoco cree nada de lo que Daniel mantiene acerca de esta nueva vision.
El trabajo de profesor no le da para grandes alardes y lo que gana al final de mes deja mucho que desear, por lo que no le queda más remedio que compartir piso.
Además las conferencias suelen ser gratuitas por lo cual a veces incluso tiene que poner dinero de su bolsillo.
Jack Carter, que así se llama el compañero de piso, es un simple reponedor de una cadena de mercados dedicados a la venta de carne. Es Joven y lleva dos años de noviazgo con una chica, por lo que muchos días, Daniel tiene que ir a pasear de noche por la ciudad, para no tener que escuchar a la pareja en los momentos íntimos dentro de su habitación.
Son muchas las veces ya que Daniel se a enfadado con Jack por este tema, diciéndole que para ciertas cosas es mejor ir a un Hotel, a lo que Jack siempre responde riendo, que lo que le pasa es que tiene envidia.
Y en el fondo Daniel sabe que esas palabras tienen algo de razón, ya que anhela tener a alguien que al menos le escuche en sus momentos de bajon.

Madrid 2010:
Claudia Sánchez es una simpática chica que esta en su ultimo curso de Técnico Superior de informática y telecomunicaciones... Es una chica simple amante de su trabajo y que en sus ratos libres suele dedicarse a la lectura y a salir con sus amigos.

No suele mostrar pasión por ningún tema en concreto, aunque hay muchos que la gustan y los suele dedicar algo de tiempo.. Por ejemplo en sus ratos de descanso, que son pocos, busca el momento y suele leerse un montón de libros que casi siempre son de misterio e intriga.

Aunque hace dos años por su cumpleaños la habían regalado dos libros que trataban del antiguo Egipto y se había interesado bastante por el tema.... De hecho fue un gran regalo para ella esos libros ya que llevaba un tiempo teniendo un extraño sueño que la tenía bastante atormentada.

Este sueño está relacionado con el antiguo Egipto de los grandes faraones y aunque hasta esa fecha en la que la regalaron los dos libros nunca había leído ni visto nada que tuviera que ver con Egipto, los lugares que salían en sus sueños eran igual que las antiguas ciudades egipcias.

Esa misma noche se despertó sobresaltada y recordando perfectamente el sueño por lo que abrió un cajón de su mesilla y sacó una libreta y un bolígrafo y apunto todo lo que había soñado... Una vez escrito todo se volvió a dormir.

Cuando despertó ya por la mañana se dispuso a leer lo que esa misma noche había anotado en su libreta.
“Me encuentro en un palacio al lado de un hombre que está intentando abrir una especie de sarcófago del cual sale una luz muy fuerte... Yo llevo ropas hermosas y voy cubierta por un montón de joyas y piedras preciosas... No consigo ver más que la silueta de ese hombre pero de repente el sarcófago se abre y en el aparece un niño con una gran coleta y nos mira fijamente... De pronto se incorpora y frente a nosotros nos dice unas palabras que no entiendo....
"Y ahí me despierto”

Valladolid 2010:
Alejandro López se encontraba en su habitación mirando artículos relacionados con el antiguo Egipto en su viejo y lento ordenador.
Desde que es muy chico, es un gran enamorado del Imperio Egipcio, así como de sus civilizaciones y culturas.

Le encanta todo lo relacionado con este tema, pero su principal pasión es la de la vida y reinado del gran Ramsés II. Para este joven el templo de Abu Simbel, construido por este faraón, es la mayor belleza existente en el mundo.

Alejandro es una persona de lo más normal del mundo. Trabajaba de camarero en una cafetería del centro de su ciudad pero ahora, y debido a la crisis, se encuentra en paro.
Siempre que puede, se pasa horas leyendo y buscando nuevos documentos en los que se trate el antiguo Egipto, aunque a veces tiene miedo a encontrarse algo relacionado con un pequeño quebradero de cabeza que tiene.

La cuestión es que él, ha tenido varios sueños en los que se encuentra en tiempos de los grandes faraones,y se halla en un palacio intentando abrir un extraño sarcófago. Cuando esta a punto de conseguirlo, siempre se despierta.

Lo cierto es que este sueño le tiene bastante intrigado y a la vez preocupado.
Como es posible que este sueño se repita siempre tanto y de manera tan real.
Alejandro siempre busca una explicación lógica a este problema, pero por mas que busca no consigue encontrar tal explicación.

Un día comentándolo con un amigo, este le aconsejo que entrara en algún foro de gente a la que le guste Egipto, y expusiera su caso que a lo mejor alguien podría ayudarle.
A Alejandro le pareció muy buena idea, y sin dudarlo empezó a buscar foros y les explico su sueño así como también dejo una dirección de correo por si alguien podía ayudarle o asesorarle.
Mientras tanto también ojeo paginas buscando nuevas informaciones y artículos relacionados con su querido Egipto, y de paso distraerse un poco.

Fue entonces cuando en una de esas paginas apareció algo que le dejo pálido y boquiabierto. No podía dar crédito a lo que ante sus ojos se presentaba en la pequeña pantalla de su ordenador.
Alejandro solo pudo articular una frase:
Como puede ser posible......

Una noche Alejandro se encontraba en su habitación mirando artículos relacionados con el antiguo Egipto, en su viejo y lento ordenador, a la espera de que alguien le contestara a sus mensajes.
De pronto encontró un foro de amantes de Egipto y en el había una sección que se llamaba Egipto misterioso.Pincho en ese enlace y entro a la página.Trataba toda clase de suposiciones sobre Egipto. 

De pronto leyendo los comentarios de dicho foro Alejandro se quedó pálido y de piedra, ya que no podía dar crédito a lo que ante sus ojos aparecía en la pequeña pantalla de su ordenador. Una chica joven llamada Claudia dejaba un mensaje algo inquietante, pidiendo que la ayudasen a descifrar lo que podía significar un sueño que había tenido y se le repetía constantemente. El sueño trataba sobre un templo en Egipto y alguien que intentaba abrir un sarcófago que desprendía una luz muy fuerte, al final lo conseguía abrir y aparecía un niño.

Al leer esto, Alejandro, sólo pudo articular una frase; cómo puede ser posible. El no era el único que tenía un sueño extraño acerca de Egipto, había alguien más y además era casi el mismo sueño. Se puso muy nervioso y se apresuró a escribir a esa chica para decirle que a él le ocurría lo mismo. Le mando un mensaje contándole parte de su sueño pero omitiendo algunos detalles que nunca había revelado a nadie, ya que no le gustaba mucho la idea de revelar información sobre algo tan personal como eso. 

Le puso su dirección de correo y le rogo que se pusiera en contacto con él lo antes posible, ya que estaba muy interesado en hablar sobre ese sueño. Una vez enviado el mensaje, solo podía pensar en cuanto tardaría esta chica en darle una contestación. Alejandro estaba muy nervioso, ya que había alguien que aparte de tener casi el mismo sueño había podido ver un poco más lo que pasaba. 

Leyó varias veces el comentario de Claudia porque no daba crédito a las palabras de esa joven, era calcado a su sueño aunque en el de él nunca había llegado a ver a ninguna mujer ni a nadie más.
Esa misma noche Alejandro recibió el mensaje que tanto esperaba, y ansioso se sentó frente a su ordenador y comenzó a leer. Se encontraba muy nervioso.¿Cómo podía esa chica haber tenido un sueño tan parecido al de él?.

 El mensaje decía: Gracias por tu comentario, me ha parecido fascinante, así que tú también eres un enamorado de estos temas pues mira Alejandro, te voy a contar un sueño que tengo desde que tengo uso de razón, pero que últimamente se hace más recurrente. Espero que puedas ayudarme a descifrar lo que puede significar.... el sueño comienza así, me encuentro en un palacio bellísimo con una luz muy tenue, alumbrado con una especie de antorchas y un mecanismo de espejos, las paredes se encuentran pintadas con palabras y símbolos en un lenguaje extraño, que sólo tiempo más tarde descubrí que era jeroglíficos y escritura hierática. Aunque el sarcófago posee otra clase de simbología, que aún no he descifrado, a mi lado se encuentra un hombre el cual está de espaldas a mí. Sé que en algún momento le veo la cara, pero al despertar no la recuerdo.

 Este hombre está intentando abrir una especie de sarcófago, del cual sale una luz muy fuerte que nos ciega por un momento.  Yo llevo ropas hermosas, una especie de vestido largo de un suave y fino lino blanco, voy cubierta por un montón de joyas y piedras preciosas, lo único que puedo ver es la silueta de ese hombre pero de repente, el sarcófago se abre y en el aparece un niño, con una gran coleta y una diadema ricamente decorada con una solapa similar a la trenza de la juventud... vestía una larga falda de lino blanco sobre la que colgaba un cinturón azul y ocre, el pecho le llevaba al descubierto decorado con un hermoso collar de cuentas rojas azules y doradas. El niño se nos quedó mirando fijamente, de pronto se incorpora y nos dice unas palabras que no entiendo, y es ahí cuando me despierto.

Bueno este es mi sueño, espero que puedas ayudarme a averiguar más cosas, espero tu contestación.  Claudia

A medida que iba Alejandro leyendo, más perplejo y asustado se sentía. No era un simple sueño parecido al suyo, sino que era algo más. Era su sueño, con detalles que sólo él conocía y que jamás había contado a nadie, y no sólo eso sino además, había descubierto un poco más de lo que encerraba el sarcófago.

En esos momentos miles de preguntas pasaron por su cabeza.¿ Y ella quién era?. ¿ Qué relación guardaba con él?. ¿ Quien sería el niño de la coleta?.
 La cabeza le empezó a dar vueltas de la emoción, y leía una y otra vez el mensaje de esa tal Claudia.... ¿Sería una broma de algún amigo?.
 No, eso no podía ser, y él lo sabía muy bien, ese mensaje contenía demasiada información. Información que por otra parte, él nunca había revelado a nadie, pero ella lo sabía y la forma en la que estaba escrito, esa forma tan familiar y cercana le hacía pensar que ella decía la verdad, que estaba tan desesperada como él por encontrar respuestas y que por alguna extraña razón del destino, sus vidas estaban entrelazadas.

Alejandro quedó fascinado con el mensaje que Claudia le había enviado, por lo que no tardo en contestarle, contándole su sueño y parte de la información que había conseguido recopilar acerca de él.

Pasaron un par de semanas, y los mensajes de los dos jóvenes eran más y más frecuentes. Cada vez se obsesionaban un poco más con el tema. Recopilaban datos de dónde podían, libros, Internet, tiendas de antigüedades. Daba igual de dónde sacarán la información, lo importante era que descubrieran el misterio que tanto les atormentaba.

Además Claudia, debido a ver que estaba encontrando pistas sobre su sueño, decidió irse a vivir con su padre, qué por casualidades del destino vivía en Valladolid.
Los padres de Claudia se divorciaron cuando está era pequeña. Su madre se quedó en Madrid y su padre, debido al trabajo, decidió quedarse en Valladolid, y aunque lleven mucho tiempo divorciados, siempre han mantenido una muy buena relación, cosa que Claudia siempre agradeció. Una vez instalada en casa de su padre, Claudia cada vez veía más cerca el momento de comenzar a comprender.

Poco a poco entre Claudia y Alejandro, surgió mucha complicidad. Nunca se habían visto en persona, pero era como si se conocieran de toda la vida. Cierto día Alejandro la propuso quedar para conocerse e intercambiar información. Quería conocer a la persona a la que había cogido tanto cariño en tan poco tiempo.

En un principio a Claudia, le pareció una idea estupenda, ya que ella en el fondo sentía justamente lo mismo, así que quedaron en un pequeño bar del centro, pero lo que en principio fue una idea estupenda, a medida que avanzaba el día, no le parecía tan buena.

Llegó el momento y ahí estaba, justo delante de la puerta del bar en el que se habían citado. Se dispuso a entrar, agarró el picaporte, y por un momento quedo inmovil. Por su cabeza pasaron todas las decepciones y fraudes que había sufrido con este tema. Cuántas veces había quedado con gente de la red, para obtener respuestas, personas que decían poder ayudar a contestar todas sus dudas que tenía respecto a su sueño. Esas respuestas que ella tanto anhelaba, y en el fondo tanto la asustaban, y la de veces que había sido engañada por todas aquellas personas que tanto lo prometieron, y en el fondo solo andaban buscando una cosa;  los instintos más bajos y mundanos del ser humano.
En cambio esta vez sintió que era diferente, porque por alguna extraña razón, este joven la inspiraba mucha confianza, por lo cual decidió darle una oportunidad.

Sin pensarlo más decidió que tenía que acabar con esa incertidumbre. Quizás tras esa puerta, se encontraba la solución a lo que siempre desde su más tierna infancia había estado buscando. No lo dudo más, dejo el miedo a un lado, y se introdujo en el bar. Abrió la puerta y una nube de sudor y alcohol la envolvió... “Dios mío, dónde me he metido, una vez más he vuelto a cagarla, como se me ocurre quedar en un antro como éste, no sí parece que voy buscando todo lo que me pasa”.
 El temor se estaba apoderando de ella, pero aun así echo una mirada al local albergando la esperanza de que su joven misterioso, no resultará una vez más un fraude y no fuera uno de esos borrachos.
Observó que al otro lado de la barra, en un rincón, se hallaba un hombre alto y moreno. Le resultó bastante familiar, estaba de espaldas a ella, parecía que el joven estaba absorto en unos documentos,ausente del mundanal ruido. 

Enseguida llamó la atención de la joven que sin poder evitarlo fue hacia el cómo hipnotizada,  como los mosquitos van a la luz.
Una vez a su lado, el joven noto su presencia, levanto la cabeza de los papeles y se sobresaltó al ver que una joven lo miraba fijamente a los ojos, con cara de haber visto un fantasma.
 Claudia se quedó de piedra, absorta en sus pensamientos. ¿Dónde he visto yo ese rostro antes?  se decía una y otra vez. Yo conozco a este hombre de algo, pero de qué.

Alejandro la miro a los ojos y sonrió diciéndola: “ hola me llamo Alejandro López. Perdona tú no serás Claudia verdad... esas palabras hicieron salir a la joven de su trance. Alejandro extendió su mano para saludarla, y al coger su mano, Claudia sintió como una especie de escalofrío la recorría toda su espalda, y a la vez una sensación de paz inexplicable. 

Solo se había sentido así una vez, cuando se encontraba en el Palacio egipcio con aquel hombre, y por un momento lo vio todo claro. Por alguna extraña razón, ese joven que se erguía ante ella, era el hombre que aparecía en sus sueños. Mientras le sujetaba la mano se dio cuenta de que había hecho bien en asistir a esa cita y que por alguna razón, el destino había querido unirles en esta aventura. De repente una pregunta le vino a su mente. ¿ El habrá sentido lo mismo?

viernes, 13 de enero de 2017

EL MISTERIO ESTELAR (Prologo)




EGIPTO 1915.
Transcurría otro día normal en la expedición del equipo americano comandado por el arqueólogo Simon Close en la llanura de Abydos.

El equipo espeleólogo había encontrado varios indicios de lo que pudo ser en tiempo de los grandes faraones una de las mayores poblaciones del antiguo Egipto.
El profesor también tenía la intuición de que lograría encontrar alguna pista sobre el ejército de Cambises.
 
Estaba muy convencido de que en esa misma arena donde buscaban podría encontrar alguna señal que indicara el paradero de dicho ejército.

En el año 523 antes de Cristo un rey persa llamado Cambises envió un ejército de 50000 hombres al oasis de Siwa con la intención de destruir el oráculo de Amón.

Mientras cruzaban el desierto occidental de Egipto aquellos soldados y mercenarios fueron alcanzados por una tormenta de arena y nada más se supo de ellos.
Descubrir hallazgos de que ese ejército podría haber sido real sería el mayor descubrimiento de la historia acerca del antiguo Egipto y la fama y el reconocimiento mundial se centrarían sobre está expedición llenando de gloria y catapultando en la historia al profesor.

Estaba ya anocheciendo cuando de pronto la voz de uno de los integrantes de la expedición sacaba del trance a todos los demás obligándoles a dejar sus trabajos y apresurarse a acudir a la llamada de su compañero. Habían encontrado algo y todos al verlo se quedaron asombrados ya que ante sus ojos se encontraba una especie de sarcófago pero con unos símbolos que nadie nunca antes había visto en la civilización Egipcia.

El profesor se acercó a contemplar esa maravilla que acaban de encontrar. Limpio un poco la arena de encima y enseguida pudo ver que entre esos raros símbolos se encontraba lo que parecía el símbolo del oráculo sagrado de Amón.
Paso su mano por encima cuando de repente una extraña luz empezó a brillar y toda la gente que allí se encontraba pudo ver como el cuerpo del arqueólogo, después de unos segundos, caía a tierra muriendo de forma inexplicable.

A la mañana siguiente el sarcófago fue enterrado de nuevo y la expedición volvió a sus hogares prometiéndose entre ellos no hablar nunca de lo que allí había ocurrido

lunes, 28 de noviembre de 2016

La verdad sobre la enigmática portada del The Economist

El Nuevo Orden Mundial (NOM) es una de las teorías de la conspiración más conocidas de la historia moderna. De hecho, hay quienes creen que el NOM está detrás del falso alunizaje del Apolo 11 en 1969, de los atentados del 11 de septiembre de 2001 o del control sobre la población. Sin embargo, hay teóricos de la conspiración que aseguran que los grandes acontecimientos de nuestra historia están escritos en innumerables sitios, como en cartas Illuminati, en programas de televisión, en el cine, o en libros y revistas. Todo esto demostraría que cada uno de los trágicos eventos que ocurren estarían perpetrados por un grupo oculto en la sombra con objetivos siniestros.

Y ahora la revista inglesa The Economist ha puesto a la venta una edición especial de predicciones para el 2017 con una misteriosa y criptica portada, con 8 cartas del Tarot y una de ellas con Donald Trump de protagonista. ¿Qué ha querido decir The Economist con esta misteriosa portada? ¿Tiene algún significado oculto? A continuación, te desvelamos todas las claves de la controvertida publicación, aunque te adelantamos que nada es lo que parece.

Como ya nos tiene acostumbrados la revista The Economist ha puesto a la venta una edición especial de predicciones para el año próximo, con una portada muy extraña: una serie de cartas del Tarot, con Donald Trump en la carta de “El Juicio”. Pero también llama la atención que tanto la carta de “El Juicio” y “La Estrella” están levemente inclinadas, a diferencia de las otras seis que están bien dispuestas. La descripción de la portada de la revista The Economist dice lo siguiente:
“The World in 2017 contiene la colección anual de predicciones detalladas por The Economist, numeradas para el próximo año. The World in 2017 cuenta con figuras destacadas de la política, negocios, finanzas, ciencia, tecnología y las artes, junto con destacados periodistas de The Economist y otras publicaciones de noticias importantes. The World in 2017 espera una nueva presidencia estadounidense, un Congreso del Partido Comunista Chino, elecciones en Francia y Alemania y los desafíos políticos y económicos de Brexit…”

Son varios los medios que han intentado buscar respuestas en cartomantes, y todas ellas dan un significado estricto de las cartas, algo que perfectamente podríamos hacer cada uno de nosotros con un poco de interés y de práctica. Sin embargo, en Mundo Esotérico y Paranormal hemos solicitado la ayuda de la reconocida vidente Elise Defer, quien tiene una visión muy diferente de lo que la portada del “The Economist” nos quiere decir.
Para Elise Defer, responsable de tarotvidenciaelisedefer.com, el significado de los Arcanos que muestra la portada de la revista inglesa no es lo importante, más bien es por qué y para qué han sido seleccionados concretamente y con qué objetivo. La reconocida vidente asegura que han sido minuciosamente elegidas con la única finalidad de elaborar un “éxito programado” hacia quien apuntan las cartas, en este caso es Donald Trump.
“No hay que situar el centro de la polémica en el significado de cada una de estas cartas del Tarot, sino en por qué y para qué han sido seleccionados concretamente estos Arcanos y con qué objetivo”, explica Elise Defer. “Porque el orden, y el significada de cada una de las cartas nos podría llevar a pensar que han sido minuciosamente elegidas con la única finalidad de elaborar un éxito programado hacia quien apuntan las cartas, en este caso a su protagonista. La cuestión es… ¿este supuesto destino será exactamente así? A partir de aquí la libre interpretación está servida.”
Según la interpretación de la reconocida vidente, las cartas están dispuestas de tal forma que señalan el éxito en todos los aspectos de un personaje, y no tienen porque estar relacionadas con una situación global.
“Las cartas están dispuestas de tal forma que señalan el éxito en todos los aspectos de un personaje, no tiene porque está relacionadas a una situación global”, concluye Elise Defer.
Otro detalle a tener en cuenta es que tanto la carta del “El Juicio” como “La Estrella” están levemente inclinadas, a diferencia de las demás que están perfectamente dispuestas. Esta inclinación está dando una pista muy importante, señala que Donald Trump tomará decisiones a su propia conveniencia y que el decidirá el destino del planeta en todos los niveles y en todo momento.

Lo que Elise Defer sugiere es que The Economist utiliza una especie de “ley de la atracción” exclusivamente para el personaje en cuestión, algo que lleva años haciéndolo. Según los teóricos de la conspiración, The Economist está directamente relacionado con la élite mundial. Parte de la propiedad de la revista pertenece a la familia de banqueros Rothschild y su editor en jefe ha asistido varias veces a la conferencia del Grupo Bilderberg, la reunión secreta en donde las figuras más poderosas del mundo, desde políticos, empresarios importantes y medios de comunicación discuten las políticas mundiales. El resultado de estas reuniones es totalmente secreto.
La revista The Economist es conocida para la publicación de mensajes ocultos en sus portadas anuales, sin embargo, en esta nueva portada no hay que quedarse con el significado esotérico sino profundizar en el potente simbolismo que muestran las cartas. Y así es como la ley de la atracción actúa. No hay mejora forma que atraer algo que exponerlo públicamente, la conciencia colectiva hará el resto.



Fuente:  http://www.mundoesotericoparanormal.com/verdad-sobre-enigmatica-portada-the-economist/